5 recomendaciones para comunicarse mejor

La comunicación es la base de cualquier tipo de relación; en simple, si no hay comunicación no hay relación y tenerla es un proceso que requiere práctica. Por esa razón, a continuación les brindaremos 5 recomendaciones para mejorar su comunicación. Lo haremos a través de diálogos coloquiales entre pareja y notaremos como un mismo hecho, puede generar dos versiones bien diferentes.
  1. SABER ESCUCHAR
  2. ELLA: ¿Por qué cuando vamos a una reunión de tu familia, no eres el mismo? paras con todos y yo en una esquina hongueándome.

    ÉL: Ya vas a empezar con lo mismo. Seguro te molesta que la pase bien con mi familia, como si yo tuviera la culpa de que tu familia se reúna cada 5 navidades

    ELLA: Yo a tus reuniones familiares no vengo más. A veces eres tan desconsiderado y desatento que busco y busco y no encuentro una sola razón que justifique el haberme casado contigo.

    EL: Si no te gusta mi familia, entonces no vayas; nos ahorras un plato de comida.

    REFLEXIÓN:

    La esencia de la comunicación es saber escuchar; para ello, hay que estar muy atento en determinar lo que en realidad quiere la otra persona. Los gritos, las acusaciones, las respuestas inmediatas con la misma violencia que la queja, sólo enturbian la comunicación. Para entender mejor, es necesario validar. Para ello es necesario preguntar y re-preguntar hasta que se conozca totalmente y quede claro qué es lo que pretende cada uno.

    CÓMO PODRÍA SER:

    ELLA: Mi amor, está noche en la reunión con tu familia me he sentido bastante sola; durante toda la noche me sacaste a bailar una sola vez. Me gustaría que para la próxima reunión pudiéramos estar más cerca.

    EL: Cariño, lamento que te hayas sentido sola; me distraje con mis primos, a quienes no veo hace mucho tiempo. ¿Cuándo me pides estar más cerca, significa estar a tu lado toda la noche?

    ELLA: No, en absoluto. Entiendo que estás con tu familia y sé que a muchos no los ves por largos periodos, pero me gustaría que te quedaras conmigo más tiempo, a veces estoy sola y no tengo con quien conversar.

     

    EL: ¡Está bien amor! ahora si por ahí me distraigo y se me pasa el tiempo, por favor me haces una seña y me acerco a ti.

  3. COMUNICARSE EN SENTIMIENTOS Y NO EN JUICIOS O ACUSACIONES
  4. ELLA: Estoy cansada, vengo de comprar varias cosas para la casa y para los niños. Te cuento que mi tienda favorita está con ofertas y los precios están casi como en el cierra puertas, me da ganas de comprar todo.

    EL: Espera, espera un rato. No te había comentado que las cosas por la oficina están difíciles, no te había contado que muchos de mis compañeros han sido despedidos, ¿acaso no te pedí que seas prudente con el gasto?

    ELLA: Por si acaso, me he gastado la mitad de lo que nos gastamos en los almuerzos que usualmente hacemos para tu “pequeñita” familia. Y no quiero recordarte que mi contribución económica a esta casa es mayor que la tuya, entonces finalmente estoy gastando mi dinero.

    EL: Eres una irresponsable, inconsciente e inmadura, pareciera que no quieres a tus hijos, nada te importa, ya no sé cómo hacerte entender que tienes que medirte con el gasto.

    REFLEXIÓN:

    Los sentimientos muestran como un determinado comportamiento nos puede afectar, ayudan a la otra persona a conocernos y valorarnos cada vez más. Los juicios y las acusaciones en la comunicación son improductivos y sólo sirven para determinar quién agrede más al otro. Mejor es practicar un diálogo generoso y de mutuas concesiones.

    CÓMO PODRÍA SER:

    ELLA: Estoy cansada. Vengo de comprar varias cosas para la casa y para los niños. Mi tienda favorita está con ofertas y los precios están casi como en el cierra puertas, me da ganas de comprar todo.

    EL: Mi amor, cuando tomas estas decisiones me haces sentir ansioso y nervioso, no me gustaría que nuestra familia pase por un momento de crisis económica. Me gustaría que las cosas que compremos sean previamente coordinadas entre ambos.

    ELLA: ¿O sea no puedo comprar nada? ¿Así los chicos lo necesiten yo no puedo comprar nada?

    ÉL: Mi amor, no he dicho que no puedes comprar nada, he dicho que conversemos previamente las cosas que vamos a comprar. ¿Te parece si fijo el monto y tú lo distribuyes entre las cosas que consideres necesarias?

    ELLA: No me gusta la idea. Sin embargo, estoy dispuesta a revisar el presupuesto de manera conjunta, para intentar lograr un acuerdo.

  5. EXPRESAR CLARAMENTE LO QUE QUIERES DECIR
  6. ELLA: ¿Hoy vendrás a casa temprano?

    EL: No puedo, tengo bastante trabajo, de repente termino temprano, pero no sé.

    ELLA: ¿Y no podrías dejar algo de trabajo para mañana? ¿Digo no?

    EL: No, tengo que presentar un informe importante.

    REFLEXIÓN:

    Parece una conversación rutinaria, inofensiva, sin embargo, se debe descartar que existan sentimientos postergados en ambos partes. Sólo como pregunta o el “¿digo no?” son expresiones que pretenden que el otro sepa lo que pensamos y no hay por qué esperarlo.

    CÓMO PODRÍA  SER:

    ELLA: ¿Hoy vendrás a casa temprano? Me gustaría que vengas antes de las 7:00 pm porque te extraño; hace varios días que vienes bastante tarde.

    ÉL: No puedo tengo bastante trabajo. Mi vida yo también te extraño. Mira mi jefe me ha pedido este informe para este viernes como máximo, lo entrego y te prometo que el sábado y domingo, nos perdemos, los dos solos. Dejamos a los chicos con tu mamá y nos perdemos.

    ELLA: OK. Acepto el cambio, pero necesito que el sábado y domingo no estés conectado a la oficina a través de Internet, menos por tu celular. ¿Crees que puedes hacer esto?

    ÉL: Si presento el informe el viernes es probable que me quieran hacer algunas consultas. ¿Te parece si lo tengo prendido hasta las 11:00 am, sólo por alguna contingencia que pueda ocurrir?

    ELLA: ¡Está bien! Gracias por tu esfuerzo. Ahora si siento que soy prioridad para ti.

    ÉL: ¡Gracias a ti por comprenderme amor!

  7. UTILIZA UN LENGUAJE POSITIVO
  8. ELLA: Ayer en la reunión estuviste menos borracho. Te vi solo con una cerveza. ¿Quién lo creyera?

    EL: Ah, entonces imagino que me dejarás de fregar. Ya me tienes cansado con lo mismo.

    ELLA: Espero que no sea solo porque tu par de amigotes está de viaje y no tenías con quien emborracharte.

    EL: Amigos me sobran. ¿Ya está listo lo que ibas hacer en la cocina?

    REFLEXIÓN:

    El lenguaje positivo atrae lo positivo, por ejemplo: en una pizarra blanca, si alguien dibuja un punto negro, a pesar, de su escaso tamaño, lo negro llama más la atención que toda la parte blanca. Nosotros debemos aferrarnos a la parte buena para que esta pueda multiplicarse.

    El reconocer nuestros esfuerzos y reafirmarnos nos ayuda a crecer como pareja, la reafirmación no es adulación, solo es el reconocimiento de un comportamiento positivo.

    CÓMO PODRÍA SER:

    ELLA: Gordo, anoche en la reunión estuviste sobrio todo el tiempo, quiero que sepas que esto me transmite mucha tranquilidad y paz.

    EL: Mi vida, yo también quiero agradecerte que me hayas apoyado, quiero recuperarme, gracias por tu paciencia y comprensión.

    ELLA: Me alegra también que a pesar de que tus mejores amigos están de viaje no hayas buscado a otros amigos para distraerte, ello me hace sentir esperanzada y reconfortada con tu cambio.

    EL: Este esfuerzo lo hago por Uds., porque me importan. ¿Ya está lista esa delicia que siempre cocinas? 

  9. ACEPTEMOS Y VALOREMOS NUESTRAS DIFERENCIAS
  10. EL: Qué sol; qué calor; hoy es día de playa. Vamos equipo levántense, nos vamos a la playa.

    ELLA: No tengo ganas de ir a ningún lado, solo quiero dormir. Claro como tú no estás con los chicos toda la semana y no tienes que soportar los problemas de la casa; te es fácil decir “¡vamos a la playa!”.

    EL: ¿Y a qué crees que voy a la oficina, a  limarme las uñas? Por si acaso yo estoy más cansado que tú y lo único que quería es salir a algún lado. ¿No te quejas siempre que no vamos a ningún sitio?

    ELLA: Qué generoso que eres ahora, de cuando acá tan preocupado por tu familia; si quieres ir a la playa coge tu sombrilla y nos vemos en la noche. Por si acaso, te vas solo porque los chicos tienen bastante tarea para mañana lunes.

    REFLEXIÓN:

    Como personas somos únicas e irrepetibles; no hay nadie como nosotros; por eso existen diferencias entre cónyuges. Estas diferencias –preferencias- que tiene cada pareja deben ser conocidas para que se pueda llegar a acuerdos.

    CÓMO PODRÍA SER:

    EL: Qué sol; qué calor; hoy es día de playa. Vamos equipo levántense, nos vamos a la playa.

    ELLA: Gordo, estoy exhausta; la verdad tuve una semana bastante complicada y me gustaría quedarme un rato; sé que a ti te gusta la playa; ¿por qué no me quedo y te vas con los chicos?

    EL: Me encantaría que fuéramos todos; pero sé también que te gusta dormir. No hay problema, pero el próximo domingo vamos todos.

    ELLA: Acepto. Otra cosa,  ¿pueden regresar de la playa a las 3:00pm? Necesito que los chicos terminen su tarea.

    REFLEXIÓN FINAL

    Cuando no hay comunicación los cónyuges no se conocen; existen personas casadas por más de 20 años que no son íntimas; entendiéndose por intimidad el conocimiento profundo de la otra persona, es decir, conocer sus sentimientos, por qué  actúa de esa manera ante determinadas situaciones, cómo fue tratado por su familia de origen, entre otros temas que logran un conocimiento profundo de la pareja.

    Esto solo se logra a través de la comunicación.

    Este desconocimiento hace que no se puedan trabajar adecuadamente las diferencias que existen entre ambos; cada persona es única e irrepetible. En muchas parejas estas diferencias son tan profundas, que desde el primer día su matrimonio ya estaba condenado al fracaso; desde el primer día ya “jugaban a perdedor”.  SI no hay comunicación no podrán conocerse.

    Recuerden las recomendaciones para mejorar su comunicación son:

    1. Saber escuchar.
    2. Comunicarse en sentimientos y no en juicios y acusaciones.
    3. Expresarse con palabras y no señales.
    4. Utilice lenguaje positivo.
    5. Valore las diferencias.

    Practíquenlas y verán que poco a poco, esfuerzo a esfuerzo, día a día su relación será más sana y feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio